Verte bella, con cuerpo de diosa y sentirte bien contigo misma es posible gracias a la lipoescultura. Recuperar esa figura que atrae las miradas solo requiere de pequeños cuidados luego de una cirugía de esta magnitud. Para ello te ayudarán las fajas postoperatorias, por ello vamos a hablarte de esta importante prenda.

mujer con el abdomen marcado y ejercitandose

Cuida tu lipoescultura con una buena faja

En el mundo de la estética la lipoescultura ayuda a eliminar esos depósitos grasos que aparecen en tu piel. Su objetivo es devolverle el contorno original a tu figura por muchos años.

Para cumplir ese objetivo es necesaria una faja postoperatoria o de contención. Se trata de una prenda elástica de material sintético diseñada para presionar ciertas áreas. Está indicada para ayudarte en tu recuperación luego de la intervención y a facilitar el nuevo moldeado de tu cuerpo.

Importancia de una faja después de la lipoescultura

Cuando te sometes a una lipoescultura no verás los resultados de inmediato, es importante el período de recuperación. Por lo tanto la fase postoperatoria es crucial si quieres recuperar esa figura soñada.

El uso de la faja agiliza el proceso de cicatrización de las áreas intervenidas. Su importancia radica en que previene las posibles complicaciones derivadas de esta clase de cirugía.

El diseño de la faja junto con el material sintético hace presión reduciendo la aparición de los feos hematomas. También evita que la piel se inflame y que aparezcan los tan antiestéticos edemas.

Las fajas hacen que los apósitos se mantengan en su lugar, protegiendo de forma correcta las heridas. De esta manera el proceso se desarrolla naturalmente previniendo posibles infecciones.

Beneficios de usar faja

Luego de una lipoescultura debes recuperar tu movilidad y la faja te proporciona el soporte que necesitas. Con ella mantendrás la postura adecuada y contribuirás a reponer los tejidos mientras te recuperas.

También te permite:

  • Facilitar tus desplazamientos: La fase que sigue luego de la lipoescultura reduce tus movimientos y se presentan algunos dolores e inflamaciones. La faja te permitirá moverte mejor y hacer tus actividades de rutina con la mínima incomodidad.
  • Reducir los hematomas: Cuando se ha intervenido el área del abdomen pueden aparecer bultos. Usando la faja adecuada, según las instrucciones de tu médico, podrás evitarlo. Él te indicará el tiempo exacto de uso.
  • Mantener la elasticidad: A medida que envejeces, se reduce la elasticidad de tu piel y pueden quedar zonas flácidas. Una buena faja postoperatoria te ayuda a minimizar este efecto controlando las zonas que se encogen.
  • Asegurar el resultado esperado: Eligiendo la faja apropiada y de alta calidad contribuyes a que no se formen bultos en tu piel.

La elección de la faja correcta es clave. 

grupo de hermosas mujeres usando diferentes tipos de faja para moldear su figura

¿Por qué usar fajas?

Posterior a una lipoescultura es necesario que los apósitos se mantengan correctamente en su sitio. Con ello lograrás minimizar el riesgo de infecciones que pueden echar por tierra todo el procedimiento.

Tener esto en cuenta es primordial para que tu recuperación sea más fácil y en menos días. ¡Sabemos que quieres lucir esa nueva figura cuanto antes! Sin embargo, debes darle tiempo a las cicatrices para poder sanar y que se hagan imperceptibles.

El uso de la faja te permite todo eso, además de poderte mover mejor y sin dolor durante esta fase. Igualmente hace que la piel recupere su tersura y elasticidad natural de manera satisfactoria.

Lo importante es la comodidad para que puedas recuperarte y en el menor tiempo posible. Pero debes seguir las indicaciones de tu médico. Piensa en esto cuando elijas tu bañador y planifiques ese soleado viaje a la playa.

¿Qué faja debes buscar?

Mantener una figura esbelta y hermosa con una lipoescultura 360 es el sueño de  todas nosotras. Por  ello, finalizada la operación la faja adecuada es aquella fabricada para tal fin, no una faja deportiva.

Las fajas postoperatorias están diseñadas con tecnología y materiales especiales que evitan daños a la piel. La faja indicada por tu cirujano brindará mejor compresión al área intervenida y te dará mucha comodidad.

No intentes cambiar tu faja post operatoria recomendada por otras de tipo deportivo. Sus materiales no están diseñados para ese uso, son menos firmes y no brindan completa elasticidad.

Tiempo de uso de una faja

Todo va a depender en gran manera de cómo sea tu recuperación luego de hacerte la lipoescultura. El tiempo mínimo de uso es entre uno y tres meses, dependiendo de la recomendación del médico.

Los primeros 15 días son cruciales en la recuperación, si dejas de usarla en ese período sufrirás de inflamaciones. Tienes que usarla las 24 horas en estos primeros días, retirándola solo para ducharte y en las consultas médicas siguientes.

Con el paso del tiempo su uso va disminuyendo hasta que solo necesitarás ponértela por pocas horas. Otro factor que influye tiene que ver con tu tipo de piel y sus características.

Consejos para el uso de fajas

A continuación te daré unos tips para usarla correctamente:

  • Antes de ponértela cerciórate de que esté derecha.
  • Fíjate bien dónde están las líneas.
  • Tu ropa íntima debe ir por fuera.
  • La faja debe quedar totalmente pegada a tu cuerpo, ni muy aprisionada ni muy suelta.
  • Se recomienda usar un fajón acolchado sobre la faja si vas a estar mucho tiempo sentada.
  • Para evitar molestias en el área de las axilas puedes colocar pequeños trozos de gasa. Igualmente en la zona de la ingle.

Atiende siempre el consejo del médico después de realizar la lipoescultura.

cirujano con el pulgar arriba

Tiempo al tiempo

Nadie dijo que sería fácil, y es sabido que usar faja durante mucho tiempo genera fastidio. ¡Pero vale la pena porque se trata de tu salud! solo debes ser paciente y atender los consejos médicos.

Así lograrás tener el cuerpo y la figura que deseas sintiéndote plena por muchos años.